Una guía de normas para la capital española: Qué hacer y qué evitar

Después de algunas semanas viviendo y estudiando español en Madrid, me gustaría creer que estoy empezando a adaptarme. Ya sea comiendo una cantidad enorme de jamón o dejando de beber té… bueno, no del todo. Pero divago… mis conversaciones en español se vuelven más informales y afortunadamente, menos intensas. Cuando llegué por primera vez, cada […]

Después de algunas semanas viviendo y estudiando español en Madrid, me gustaría creer que estoy empezando a adaptarme. Ya sea comiendo una cantidad enorme de jamón o dejando de beber té… bueno, no del todo. Pero divago… mis conversaciones en español se vuelven más informales y afortunadamente, menos intensas. Cuando llegué por primera vez, cada intento de conversación se sentía como si me estuvieran haciendo la pregunta del millón de dólares de » Slumdog Millionaire«, ahora se parece más a la pregunta del medio millón: todavía difícil, pero más manejable. Estoy seguro de que mis clases de español en AIL Madrid seguirán ayudándome a progresar.

Dicho esto, he notado ciertos comportamientos que se consideran «faux pas» en Madrid. Naturalmente, habiendo sido criado por padres con un ojo agudo para las buenas costumbres, todavía no he cometido ninguno de los errores enumerados a continuación, pero he sido testigo de la mayoría de ellos por parte de otros «guiris» (extranjeros). Así que, sin más preámbulos, aquí está mi breve guía sobre buenas costumbres en Madrid.

Lo que no se debe hacer:

  1. No saludar ni despedirse al entrar o salir de una tienda o edificio.

Noté esto bastante rápido. Siendo el único de mis amigos que saluda constantemente con un «gracias», «buenos días» y «adiós» a todos los conductores de autobús y dueños de tiendas, me gusta que aquí sea una norma tan arraigada.

  1. Dejar comida en el plato sin comer.

¿Cuál es la forma más rápida de enfurecer a un español? Dejar comida sin comer en el plato. Cuando un nativo te sirve una comida, será deliciosa y deberás devorarla por completo.

  1. Comer ruidosamente.

Esto es algo que realmente valoro de la sociedad española. Siendo un sufridor indiagnosticado de misofonía, también conocido como el «síndrome de irritabilidad general», soy un admirador de esta norma social. No hay nada peor que sentarse al lado de alguien masticando con la boca abierta. Te aseguro que no quiero escuchar los ruidos húmedos de tu digestión mecánica en acción, y al parecer, tampoco los españoles.

  1. Echar un montón de ingredientes en el arroz cocido y llamarlo paella.

Sí, admito que soy culpable de este terrible pecado, al igual que muchos extranjeros. Así como el bacon y los huevos no son un auténtico desayuno inglés, una paella no es auténtica a menos que se haga correctamente: una gran paellera tradicional, sofrito y caldo de pescado o pollo son esenciales.

paella

 

Lo que sí se debe hacer:

  1. Evitar conversaciones sobre la historia moderna de España.

Como estoy estudiando español en AIL Madrid, tenemos actividades culturales en las que aprendemos sobre la historia de España, y he estado aprendiendo mucho últimamente. Los últimos 100 años de la historia de España han sido tumultuosos y violentos, hasta tal punto que una parte clave de la sociedad española es el «pacto del olvido», lo que significa que los españoles prefieren olvidar las batallas del pasado en lugar de intentar resolverlas.

  1. Darle el respeto que se merece al jamón ibérico.

El jamón de Parma es delicioso. El jamón ibérico es más delicioso aún. No son lo mismo. Los españoles tienen un lugar especial en su corazón para su preciado Jamón Ibérico de Bellota, como notarás por la gran cantidad de Jamonerías en las calles, así que intenta no confundirlo con su homólogo italiano, especialmente delante de un «cortador» experto.

iberian ham

  1. El chocolate caliente es para los churros.

«Pero se ve tan delicioso y me encanta el chocolate caliente en casa». Puede que te cueste resistir la tentación, pero simplemente no lo hagas, es muy probable que te quemes la lengua (créeme, lo aprendí por las malas). El chocolate caliente español no está hecho para beber, es muy espeso, más parecido a un pudin que a una bebida. Por eso va tan bien con los churros, la respuesta española a los Krispy Kremes. Te recomiendo que pruebes los mejores churros de la ciudad en San Ginés.

churros

  1. La Regla de Oro: ¡Habla en español!

Los españoles son maravillosamente serviciales y conocidos por ser excelentes anfitriones. Así que realmente aprecian que les hables en español, por supuesto, asumiendo que puedas hacerlo. Si no es así, hay muchos lugares donde puedes tomar algunas clases de español, como las que estoy tomando en AIL Madrid.

Por supuesto, la mejor manera de adaptarse cuando viajas a otro país es aprender el idioma. He estado tomando clases de español en AIL Madrid y realmente me han ayudado en mis encuentros diarios, ya sea en tiendas o en conversaciones generales. Junto con el idioma, conocer las normas sociales es importante si quieres encajar verdaderamente en España, o en cualquier otro país. Estos consejos que he compartido contigo me han ayudado a integrarme en mi nueva vida en Madrid y a superar los comienzos de la nostalgia y el choque cultural.

¿Tienes algún otro consejo para aquellos interesados en estudiar español en Madrid? ¡Házmelo saber en los comentarios!

 

More posts

Expresar la causa en español
Expresar la causa en español

Hola, hola! Bienvenidos un día más a nuestro blog donde te vamos a enseñar a expresar la causa en español. ¿Cómo estáis, mis ... Find out more

Formar nombres verbos y adjetivos
Formar nombres verbos y adjetivos

¡Hola, hola! Bienvenidos un día más a nuestro blog donde todas las dudas que tengas, vas a resolverlas con ejemplos reales y ... Find out more

Cómo hacer croquetas de jamón caseras
Cómo hacer croquetas de jamón caseras

¡Hola! Hoy os traigo una deliciosa experiencia que os permitirá aprender español mientras se aventuráis en la creación de unas ... Find out more

Enroll now

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Sed ut eros sapien. Ut sagittis semper orci, vel aliquet tortor faucibus vel. In cursus, ante vitae fringilla bibendum, augue tellus eleifend purus, non auctor lectus ligula dictum quam. Proin consectetur, tortor in malesuada rhoncus, tortor felis interdum lectus, non volutpat mi metus id lectus.

Loading...